Domingo, 13 de enero de 2008
Imagen

Escobar evidencia sus conocimientos hist?ricos y sirve unatrama novelada envueltaen episodios reales e imaginados IGNACIO A. CASTILLO

Entre la primera y la ?ltima p?ginade esta nueva novela de Mario Escobar, los protagonistas, H?rcules Guzm?n y George Lincoln, agentes de polic?a espa?ol y norteamericano, dirigen al lector por media Europa tratando de resolver unenigma que va ?in crecendo? hasta que el desenlace se torna tan pre-visible como f?cil. Todo comienza en el Madrid de 1914. Tres profesores extranjeros, que aparentemente no tiene relaci?n entre s?,aparecen con horribles automutilaciones en las salas de la Biblioteca Nacional. Los agentes deben in-vestigar las causas que han provocado estas desgarradoras heridas. A partir de ah?, ?El Mes?as Ario?nos traslada a una serie de pistasque van encajando como un rompecabezas, quiz?s demasiado pronto. Es el riesgo que hay que correr cuando la trama discurre paralela a unos acontecimientos hist?ricos,que ya se conocen, pero que, a la vez, es el gran valor de esta obra de Escobar, completamente fiel a la versi?n oficial. En este caso, los d?as previos al estallido de la I Guerra Mundial son un escenario ideal para contar los altibajos de la investigaci?n de los agentes, que se sirven de las aportaciones de personajes hist?ricos como Valle Incl?n, indiscutible en la primera parte de la novela.La trama se asienta en tres pilares: los viajes de Vasco de Gamaa la India, la leyenda de Artab?n, elcuarto Rey Mago que fue a ado-rar a Cristo, y las corrientes pro-tonazis que surg?an en la Alema-nia y Austria de principios de sigloXX. El lector se ve envuelto en una endiablada b?squeda de este Mes?as Ario, en una intriga que se resuelve, de forma anodina, en el antepen?ltimo p?rrafo.

Tags: crítica, libros, Mesías Ario, novela histórica

Comentarios