Martes, 04 de diciembre de 2007
Imagen
Nicol?s II, nacido Nikolay Aleks?ndrovich Rom?nov (San Petersburgo, 18 de mayo de 1868 ? Ekaterinburgo, 17 de julio de 1918) fue el ?ltimo Emperador de Rusia hasta su abdicaci?n en 1917; con su ejecuci?n por el movimiento revolucionario de los bolcheviques, durante la Segunda Revoluci?n Rusa se extingui? la dinast?a Rom?nov.


El futuro emperador Nicol?s II fue educado en los r?gidos c?nones de la corte rusa y en un marcado aislamiento de la agitada y convulsionada situaci?n interna del pa?s. Su tutor oficial fue Konstantin Petrovich Pobiedonostev, gracias al cual Nicol?s aprendi? las convicciones autocr?ticas de su padre Alejandro III y la doctrina del origen divino del poder del zar. Fue educado como un arist?crata, obteniendo una gran cultura y una esmerada educaci?n y gracias a los viajes a Inglaterra, Jap?n y la India efectuados durante su juventud y a su parentesco con la realeza brit?nica, hablaba con soltura ingl?s, franc?s ?a la saz?n la lengua preferida entre la belle societ? rusa? y alem?n. Un hecho destacable era el notable parecido f?sico que guardaba con el futuro rey Jorge V de Inglaterra. Muchas veces ambos bromeaban cambi?ndose sus vestimentas para imitar sus roles respectivos.

Su vida juvenil transcurri? en un ambiente muy relajado y ajeno en parte a la realidad del pueblo ruso. Tuvo algunos amores de juventud como la bailarina Mathilde Kschessinska, pero se qued? prendado de una de las nietas de la reina Victoria, la princesa Alix de Hesse-Darmstadt, a la que llamaba Sunny y estableci? con ella una relaci?n muy rom?ntica y duradera.

Imagen

En 1894, y tras complicaciones derivadas de una nefr?tis, falleci? su padre, Alejandro III; el 1 de noviembre y pasado el per?odo de luto protocolario Nicol?s fue coronado como sucesor y adopt? el nombre de Nicolas II. De acuerdo a sus propias palabras, carec?a de formaci?n pol?tica, y lo ignoraba todo acerca del gobierno del pa?s.

La influencia de sus t?os paternos, en especial Sergei Aleks?ndrovich Rom?nov, Gran Almirante de la Armada, tendr?a en ello un asidero, y las intrigas cortesanas pesar?an grandemente en la acci?n del nuevo zar, pues de hecho tuvo que soportar al principio manipulaciones de sus propios t?os. Poco despu?s de su coronaci?n, el 26 del mismo mes, contrajo nupcias con Alix de Hesse, quien hab?a tomado el nombre de Alejandra Fyodorovna al convertirse a la ortodoxia. La relaci?n entre Nicolas y Alix era un verdadero ideal de respeto, devoci?n y amor mutuos, fue la Emperatriz quien aconsej? a Nicolas desde los primeros momentos en tomar las riendas firmes del poder y fortalecer el car?cter bondadoso y caballeresco del cual se aprovechaban sus parientes para manipularle. Nicolas II demostr? ser un excelente padre y esposo, no as? un Zar duro y en?rgico que era lo que se requer?a para la candente realidad rusa.

De ella tendr?a cuatro hijas casi todas seguidas de un a?o y al final el tan anhelado heredero, un hijo.

Olga (1895?1918).
Tatiana (1897?1918)
Mar?a (1899?1918).
Anastasia (1901-1918).
El zarevich Alexis Nikol?yevich (1904-1918).

A instancias de sus consejeros, Nicol?s se esforz? por extender su influencia en Asia, rivalizando con las potencias occidentales en la carrera imperialista; orden? la intervenci?n de Rusia en la Guerra Chino-Japonesa de 1896, en el establecimiento de la base de Port Arthur en 1898, la ocupaci?n de Manchuria en 1900, y convino con los brit?nicos el reparto de Persia en esferas separadas de influencia en 1907.
Imagen
Los intentos por ejercer una influencia determinante en Europa Oriental y los Balcanes como cabeza de un movimiento paneslavista dieron lugar a m?ltipes conflictos y tensiones internacionales, en virtud del alineamiento ruso con Serbia frente a los intereses del Imperio Austroh?ngaro; pero, tras sufrir una primera derrota diplom?tica en la crisis de Bosnia (1908), las Guerras Balc?nicas de 1912 y 1913 acabaron definitivamente con el control ruso sobre la pen?nsula balc?nica.

Estableci? excelentes relaciones con Francia, su m?s leal aliado, y con Alemania, gracias a su estrecho parentesco con el emperador Guillermo II; ?ste ?ltimo fue largamente su consejero de mayor confianza en materia internacional, aunque muy manipulador, resultaba evidente para cualquier operador pol?tico m?s sagaz que el zar, que sus consejos estaban orientados a emplear la influencia rusa para controlar los intereses de otras potencias, muchas veces en beneficio directo de Alemania y socavar la alianza entre Francia y Rusia. A la larga, la influencia nefasta de Guillermo II iba a ser la ruina para Nicolas II.


En pol?tica interior, Nicol?s sigui? la l?nea autocr?tica de sus antecesores, aunque suaviz?ndola un poco, pero m?s bien al margen de su intervenci?n directa, su pa?s tuvo un proceso de industrializaci?n acelerada que permiti? a Rusia entrar en la era moderna, pero que tambi?n hizo surgir importantes n?cleos obreros en forma de sindicatos.

La iniciativa del movimiento liberal presentada al nuevo Zar, de establecer una constituci?n que fijase las normas del ejercicio del poder se encontr?, sin embargo, con un rotundo rechazo mon?rquico; siguiendo el consejo de Pobiedonostev, Nicol?s se mostr? severo con lo que calific? de "insensatos sue?os de participaci?n en asuntos de administraci?n interna". Su rigidez alien? a sectores no particularmente comprometidos con una ideolog?a af?n a la revoluci?n, y fue causa de muchos se mostrasen descontentos.

Uno de estos descontentos se llamaba Lenin, un abogado que proven?a de la regi?n de Simbirsk, cuyo hermano, Alexander Uli?nov fue ejecutado por intento de asesinato de Alejandro III en 1887.

Vladimir Ilich Uli?nov, m?s tarde Lenin, realiz? actividades subversivas en San Petersburgo, fue arrestado y exiliado a Siberia, luego de ser liberado se traslad? a Ginebra y Londres para fundar las bases del movimiento comunista. El alimento para las corrientes revolucionarias como las que encabezar?an Lenin, Trotski y otros, eran la carencia de una pol?tica social m?s solidaria de parte de los gobernantes, esto permiti? que se agravaran los grandes problemas hist?ricos del r?gimen zarista: la pobreza del campesinado, la muy desigual distribuci?n de la tierra, y la fuerte restricci?n en el acceso a los cargos p?blicos. Esto iba a ser el caldo de cultivo en los sindicatos de las industrias para los grupos revolucionarios que ya estaban en gestaci?n.


Guerra Ruso-japonesa
En 1905, intentando contener el avance japon?s en Indochina, que amenazaba los puertos rusos orientales, Nicol?s declar? la guerra al Jap?n. Debido a la incompetencia de los almirantes rusos, los japoneses asediaron y bloquearon Port Arthur y Vladivostok, propinando una severa derrota a la flota rusa, parte de la cual que qued? encerrada en puerto y semihundida.

El emperador entonces en un desesparado esfuerzo moviliz? a la flota del B?ltico, con buques de guerra inadecuados para alta mar, en un periplo que la llev? a dar la vuelta a Europa y ?frica, sosteniendo graves conflictos diplom?ticos con Inglaterra (incidente del Dogger Bank) y Alemania (que le dio la espalda) en el transcurso del accidentado viaje, para luego de casi a?o y medio de navegaci?n llegar al estrecho de Tsushima, donde fue derrotada por las fuerzas navales japonesas al mando de Heihachiro Togo.

El descontento popular por esta derrota, sumado a la crisis interna, estall? en una revoluci?n en aquel mismo a?o, que fue severamente pero ineficazmente reprimida en el llamado Domingo Sangriento. Ante la amenaza de un alzamiento, el zar, mal aconsejado por su ministro Sergei Witte anunci? en 1905 varios cambios institucionales dirigidos a disminuir el tinte absolutista de la monarqu?a; el m?s importante de ?stos fue la convocatoria de una Duma o Parlamento, con potestades legislativas limitadas, junto con la promulgaci?n en abril de 1906 de unas leyes fundamentales que dieron un car?cter semiconstitucional a la monarqu?a.

Sin embargo, al percibir que los integrantes de la Duma planeaban poner coto al car?cter autocr?tico del gobierno, fue disuelta y sustituida por otra m?s representativa de los intereses mon?rquicos; Nicol?s exigi? adem?s la dimisi?n de su primer ministro, Sergei Witte. Cuando el sucesor de Witte, Pyotr Stolypin disolvi? poco despu?s la segunda Duma y modific? las leyes electorales para asegurarse una composici?n leal a los intereses zaristas, dej? al descubierto la continuidad del sistema autocr?tico. Este mal manejo de la situaci?n hizo estallar la segunda rebeli?n bolchevique.


El asesinato del archiduque Francisco Fernando de Austria en Sarajevo por parte de nacionalistas serbios (atentado de Sarajevo) puso a Nicol?s en un duro aprieto, puesto que su pacto con los serbios no le permit?a acceder a las demandas compensatorias del Imperio Austroh?ngaro. Un extenso intercambio de correspondencia con el kaiser Guillermo intent? evitar una confrontaci?n global, y Nicol?s dio ?rdenes de movilizar tropas s?lo en la frontera austr?aca; la falta de preparaci?n para un evento semejante lo llev? a cometer el error, el 31 de julio de 1914, de ordenar una movilizaci?n general, lo que provocar?a la declaraci?n de guerra de Alemania y el inicio de la guerra mundial.

El ej?rcito ruso tuvo algunos ?xitos iniciales en territorio austr?aco, pero el intento inicial de avanzar sobre territorio alem?n condujo a graves derrotas, en las que perdieron la vida m?s de dos millones de hombres. Nicol?s II, aconsejado por su esposa y ministros, intent? ponerse personalmente al frente de las acciones, relevando a su t?o, el gran duque Nikolai Nikolaievich, al mando de las tropas; fue ?ste un error m?s, si cabe m?s grave que la misma declaraci?n de guerra, pues supuso dejar la regencia en manos de su esposa, a quien el pueblo detestaba tanto por su origen alem?n como por su estrecha relaci?n con Rasput?n.
En efecto, la imagen que ten?a el pueblo ruso de la Zarina era que ?sta despreciaba hondamente a su gente, adem?s de su origen alem?n y su car?cter muy reservado, que la hac?an aparecer como una mujer soberbia y lejana. La influencia de Rasput?n en sus decisiones pol?ticas proporcionar?an la chispa de la segunda revoluci?n.

El papel de Rasput?n [editar]Gr?goriy Yef?movich Rasp?tin (su nombre y pronunciaci?n real), apareci? en los c?rculos mon?rquicos gracias al contacto que hizo Ana Virubova, la m?s cercana cortesana a la Zarina debido a la enfermedad hemof?lica que padec?a su hijo Zarevich Alexei. La influencia que ejerc?a sobre el ni?o le permit?a controlar la enfermedad del heredero al trono, con lo que pronto gan? la confianza absoluta de la Zarina.

Rasput?n era en si una persona extraordinaria, con un grado de acertividad notable en sus predicciones, una mezcla de santurr?n y amistad muy convicente pero, en contrapartida, un ser muy libidinoso que buscaba el placer entre las consortes del palacio.

La Emperatriz -quien no era bien recibida en la sociedad rusa por su car?cter t?mido, que le hacia aparecer arrogante-, hab?a idealizado la figura salvadora del pseudo-monje. Rasput?n pronto la hizo su amiga, al punto de que ella ya no tomaba ninguna decisi?n sin consultarle.

Esta situaci?n, permiti? a Rasput?n tomar un papel decisivo en los nombramientos ministeriales, con desastrosos resultados. Los chismes que corr?an en el populacho en que aparec?a Rasput?n manipulando como un t?tere a la Emperatriz, fue el detonante que necesitaban los revolucionarios para hacer estallar la revoluci?n que empez? a desarrollarse m?s notoriamente en San Petersburgo. El Zar llevaba ya m?s de un a?o fuera de Palacio, al frente de su ej?rcito. Sus famosas org?as escandalizaron a la opini?n p?blica rusa y circularon rumores (falsos) de que conspiraba a favor de Alemania.

Se le conoc?a por su sobrenombre de monje loco, y su comportamiento cada vez m?s intromisivo y desafiante comenz? a suscitar odios entre la nobleza y especulaciones de todo tipo en la plebe. Antes de la partida de Nicol?s II al frente alem?n, Rasput?n predijo que si ?l mor?a,nadie de la familia de Nicol?s le sobrevir?a m?s de dos a?os.

Finalmente fue asesinado por un grupo de arist?cratas que le hab?an invitado a una fiesta del 29 al 30 de diciembre de 1916. Parece probado que sus asesinos, con el pr?ncipe F?lix Yussupov a la cabeza, le dieron pasteles y vinos cargados de cianuro. Al ver que no le afectaba en demas?a, el pr?ncipe le dispar? al pecho, le golpe? la cabeza con un bast?n lleno de plomo y lo arroj? al r?o Neva. Se comprob? que Rasput?n muri? m?s tarde ahogado.

Nicol?s II, incap?z de controlar la situaci?n, abdic? sus derechos y los de su hijo en favor de su hermano Miguel IV de Rusia; el gran duque Miguel rechazar?a el ofrecimiento, dando as? fin a la dinast?a Rom?nov.

Nicol?s se dej? detener sin ofrecer resistencia a su regreso del desmoronado frente. Fue confinado junto con su esposa e hijos en el palacio de Tsarkoe Sel?, en las afueras de San Petersburgo, reteniendo algunos privilegios dom?sticos.

Aleksandr K?rensky, no era enemigo del zar, e incluso lleg? a apreciarle en esta etapa, e intent? buscar su salida al extranjero, pero el nuevo gobierno de los soviets, prohibieron su exilio; adem?s se sum? el infausto hecho que tanto Inglaterra, Alemania y su aliada Francia ignoraron los requerimientos de exilio.

En agosto de 1917, temiendo un intento de asesinato, K?rensky exili? a los Rom?nov a Tobolsk, en Siberia. Antes de partir K?rensky previno a Nicol?s: "- Los soviets desean mi cabeza, despu?s vendr?n por Ud.,.... y su familia-".

El primer ministro brit?nico Lloyd George, a quien se hab?a solicitado asilo, declin? la propuesta, as? como los franceses, no deseando agravar la ya compleja situaci?n pol?tica de Europa.


Muerte y desaparici?n del Zar y su familia [editar]Cuando en octubre la Segunda Revoluci?n Rusa, en que los bolcheviques -liderados por Lenin- derrocaron al gobierno de K?rensky, ordenaron el traslado de la familia imperial a Ekaterinburgo, que se hallaba bajo control del Ej?rcito Rojo.

El 4 de julio de 1918, ante el avance de las legiones Checoslovacas (llamadas Ej?rcito Blanco) hacia la ciudad, se temi? que las tropas liberasen a la familia e intentasen restaurar el r?gimen del zar. Un escuadr?n al mando de Yakov Yurovsky relev? a la guardia de la casa, y el 13 de julio recibi? la orden del Soviet de los Urales de ejecutar a toda la familia.

En la medianoche del 17 de julio el Zar junto con los integrantes de la familia fueron llevados al s?tano de la casa Ipatiev donde estaban encarcelados, junto a algunos sirvientes cercanos, un m?dico leal e incluso el perro del ni?o. El pretexto era que se les iba a tomar una fotograf?a antes de partir. Nicol?s II coloc? al heredero en sus rodillas mientras tomaba asiento junto a la emperatriz, las hijas se sentaron atr?s y los sirvientes y el m?dico a los costados, de pie. Pasaron unos instantes y repentinamente entr? Yakov Yurovsky con revolver en mano y 17 soldados armados con fusiles a la bayoneta.

Cuando Yakov Yurovsky levanta el revolver y declara al zar que el pueblo ruso le ha condenado a muerte, el zar alcanza a balbucear: -" que?"- y le dispara casi a quemarropa. El zar cae instant?neamente muerto y seguidamente los fusileros realizan una descarga cerrada al resto de la familia. Las ni?as, que llevaban cors?s apretados y adem?s en su interior estaban cargados con joyas, no mueren inmediatamente y son rematadas a la bayoneta. El Zar muri? con 50 a?os reci?n cumplidos.

Una de las sirvientas que no recibi? la primera descarga es perseguida dentro de la habitaci?n y rematada a bayonetazos, e incluso la mascota es muerta de un disparo. Los camiones que estaban afuera con sus motores en funcionamiento ocultaron con su ruido el ruido de la matanza. Posteriormente los cuerpos son llevados en los mismos camiones y depositados en una mina abandonada.

Al d?a siguiente, Yurovsky, temiendo que el rumor sobre el fusilamiento indujera a recuperar los cuerpos, orden? su traslado y destrucci?n de los cad?veres por fuego y ?cido y arrojarlos a piques de otras excavaciones, ubicadas 12 km fuera de la ciudad, en la mina que se llama "los cuatro hermanos".

preparativos: doce hombres con rev?lveres fueron seleccionados para la ejecuci?n. Dos de ellos se negaron a disparar contra las mujeres. Cuando lleg? el veh?culo, todos dorm?an. Al despertarlos se les explic? que debido a la intranquilidad existente en la ciudad, era necesario trasladarlos del piso superior al inferior. Demoraron media hora en vestirse. Abajo hab?amos vaciado una pieza que ten?a un tabique de madera estucado, para evitar el rebote. La guardia se encontraba en disposici?n combativa en el cuarto vecino. Los Rom?nov no sospechaban nada. El comandante fue a buscarlos en persona y los condujo hacia la pieza. Nicol?s llevaba en brazos a Alexei, los dem?s llevaban almohadillas y otras cosas peque?as. Al entrar en la habitaci?n vac?a, Alexandra Fiodorovna pregunt?: "C?mo, ?no hay ninguna silla? ?Ni siquiera podemos sentamos?" (Seg?n el relato de Yukovski, se trajeron dos) Nicol?s puso en una a Alexei y en la otra se sent? Alexandra Fiodorovna. A los dem?s se les orden? formar una fila. Hecho eso, llamaron al comandante. Cuando ?ste entr?, dijo a los Rom?nov que, como sus parientes en Europa continuaban la ofensiva contra la Rusia sovi?tica, el Comit? Ejecutivo de los Urales hab?a decretado fusilarlos. Nicol?s se volvi? de espaldas, de cara a su familia, y luego, como recobr?ndose, se volvi? y pregunt?: "?Qu?, qu??". El comandante repiti? la explicaci?n y orden? al comando que se preparara. Cada uno sab?a de antemano contra qui?n iba a disparar. La orden era apuntar al coraz?n para evitar el derramamiento de mucha sangre y terminar m?s r?pido. Nicol?s no dijo una sola palabra m?s, de nuevo se volvi? cara a su familia, otros lanzaron exclamaciones incoherentes. Luego comenzaron los disparos, que duraron dos o tres minutos. Nicol?s fue muerto por el mismo comandante a quemarropa. Luego murieron Alexandra Fiodorovna y su s?quito. En total fueron fusiladas doce personas: Nicol?s, Alexandra Fiodorovna, su hijo Alexis, sus cuatro hijas: Olga,Tatiana,Mar?a y Anastasia - el doctor Botkin, el criado Trupp, el cocinero Tijomirov, otro cocinero y una camarera cuyos nombres el comandante no recuerda.

Comunicado oficial del Soviet de los Urales.
?Decisi?n del Presidium del Consejo de Diputados, Obreros, Campesinos y Guardias Rojos de los Urales:

En vista del hecho de que bandas checoslovacas amenazan la capital roja de los Urales, Ekaterinburgo, que el verdugo coronado pod?a escapar al tribunal del pueblo (un complot de la Guardia Blanca para llevarse a toda la familia imperial acaba de ser descubierto) el Presidiurn del Comit? Divisional, cumpliendo con la voluntad del pueblo, ha decidido que el ex zar Nicol?s Rom?nov, culpable ante el pueblo de innumerables cr?menes sangrientos, sea fusilado.

La decisi?n del Presidium del Comit? Divisional se llev? a cabo en la noche entre el 16 y 17 de julio. las hijas fueron Tatiana, Maria, Olga y Anastasia

La familia Rom?nov ha sido trasladada de Ekaterinburgo a un lugar de m?s seguridad.

Endoso del Soviet Central.

Decisi?n del Presidium del Comit? Central Ejecutivo de Todas las Rusias del 18 de julio.

El Comit? Central Ejecutivo de los Consejos de Diputados de Obreros, Campesinos, Guardias Rojos y Cosacos, en la persona de su presidente, aprueba la acci?n del Presidium del Consejo de los Urales.

El presidente del Comit? Central Ejecutivo,

"Sv?rdIov."


En 1979, los historiadores aficionados Alexander Avdonin y Geli Ryabov hallaron la posible tumba de la familia imperial en el bosque de Koptyaki. Temiendo informar del descubrimiento, no lo hicieron p?blico hasta a?os despu?s. El 12 de abril de 1989 los peri?dicos informaban del hallazgo. La tumba no fue abierta hasta 1991 por las autoridades sovi?ticas, hallando en su interior nueve cuerpos. Mediante el examen de los esqueletos, los cient?ficos sovi?ticos concluyeron que faltaban los cuerpos de Alexis y la Gran Duquesa Mar?a. Las identificaciones de los esqueletos fueron confirmadas posteriormente mediante an?lisis de ADN.

En 2007 se anunci? el descubrimiento de los cuerpos de Mar?a y Alexis[1] , que tras realizarles las pruebas de ADN, ser?n enterrados junto a sus padres y hermanas.

Art?culo de Wikipedia

Tags: Zar Nicolás, Mesías Ario

Comentarios
Publicado por Invitado
Jueves, 15 de mayo de 2008 | 14:24
Cuando se dice "que con el fusilamiento del Zar se extingui? la Dinast?a de los Romanov" eso no es verdad, ya que las leyes din?sticas de sucesi?n al trono de Rusia qued? como jefe de la Dinast?a el Gran Pr?ncipe Kirril Vladimirovich, primo de Nicol?s.