Domingo, 18 de noviembre de 2007
Imagen
Guillermo era un amigo cercano del archiduque Francisco Fernando y estuvo profundamente conmocionado por su asesinato el 28 de junio de 1914 (v?ase Atentado de Sarajevo). Guillermo ofreci? su apoyo a Austria-Hungr?a para desmantelar la organizaci?n secreta que hab?a planeado el asesinato e incluso sancion? el uso de la fuerza por parte de Austria contra la presunta fuente del movimiento: Serbia. Quer?a permanecer en Berl?n hasta que la crisis fuera resuelta, pero su corte lo persuadi? a ir a su crucero anual por el Mar del Norte el 6 de Julio de 1914. Probablemente se sab?a que su presencia ser?a ?til para aquellos elementos en el gobierno que deseaban sacar provecho de esta crisis para aumentar el prestigio de Alemania, incluso con el riesgo de una guerra general, algo a lo que Guillermo era extremadamente aprehensivo.
Guillermo hizo intentos err?ticos para permanecer informado de la crisis por medio de telegramas, y cuando el ultim?tum austroh?ngaro se entreg? a Serbia, se apresur? a volver a Berl?n. Sin que Guillermo lo supiera, los ministros y generales austroh?ngaros ya hab?an convencido a Francisco Jos?, de 84 a?os, que firmara una declaraci?n de guerra contra Serbia.
Comentarios