S?bado, 13 de octubre de 2007
?QU? SE OCULT? TRAS EL DESASTRE DEL 1898?
1898, EL DESPEGUE DE ESTADOS UNIDOS COMO POTENCIA MUNDIAL
Imagen
En 1898 Estados unidos todav?a no era una potencia mundial, aunque ejerc?a un liderazgo claro en Am?rica. La experiencia de la Guerra de Cuba terminar? de catapultar a la joven naci?n entre las grandes potencias. Pero, ?qu? sucedi? realmente en La Habana el 15 de febrero de 1898? ?Utiliz? Norteam?rica la supuesta agresi?n para legitimar su intervenci?n en Cuba?

La pol?tica internacional de los Estados Unidos tras su Guerra Civil se centr? en consolidar su posici?n en la regi?n. La pr?spera econom?a norteamericana se afianzaba poco a poco y necesitaba nuevos mercados que conquistar y materias primas baratas para sus manufacturas. M?xico, Costa Rica y Honduras fueron los primeros pa?ses en recibir una fuerte inversi?n norteamericana. Mientras que en M?xico se fortalec?an las empresas mineras, petroleras, ganaderas y de infraestructuras, la poderosa United Fruit Company tend?a sus tent?culos por todo Centroam?rica; en Cuba la producci?n de az?car pas? a manos de empresas yanquis. La doctrina Maham dotaba de una nueva visi?n geopol?tica a la actuaci?n exterior de los Estados Unidos.
En 1897 se pudo observar el primer cambio en la pol?tica de hegemon?a que desde Washington quer?a imponerse a todo el continente. La mediaci?n de los Estados Unidos en la crisis entre Venezuela y los Gran Breta?a por la cuesti?n de l?mites fronterizos en La Guayana, consolid? su fuerza en la regi?n. El conflicto se solucion? y el ?xito animo a los Estados Unidos a participar m?s activamente en los asuntos de la regi?n.
La pol?tica exterior norteamericana en Am?rica se complet? con el intento de manipulaci?n del Panamericanismo, que en las ?ltimas d?cadas hab?a vuelto a resurgir entre ciertas clases sociales de diferentes pa?ses. Desde 1826 se hab?an celebrado varios congresos, pero fue en el 1888, cuando el Congreso de los Estados Unidos propuso que la pr?xima reuni?n se celebrara en Washington. Fueron muchas las voces que se levantaron en contra de este intento de manipulaci?n norteamericano, pero al final se celebr? 1889 en la capital norteamericana.
Mientras tanto, Estados Unidos segu?a extendiendo sus intereses econ?micos por Chile y Argentina, convirti?ndose en poco tiempo en uno de los mayores inversores extranjeros en estos y otros pa?ses Sudamericanos.
Imagen
Cuba sufr?a una larga guerra civil que comenzaba a afectar los intereses de los Estados Unidos, animados m?s que nunca a comprar la isla a los espa?oles. No era la primera vez que los ojos de los norteamericanos se posaban sobre las islas de Cuba y Puerto Rico. Desde la formaci?n de Estados Unidos muchas hab?an sido las voces que ped?an la anexi?n de las islas, ya fuera por la fuerza o negociando su compra. En 1762, La Habana fue ocupada por una fuerza conjunta de norteamericanos, todav?a s?bditos de su majestad, y fuerzas de Gran Breta?a. La capital volvi? a recuperarse tras el Tratado de Par?s. De los numerosos intentos de compra e invasi?n de la isla hay que destacar los protagonizados por el venezolano Narciso L?pez, creador de la bandera cubana y cara visible de los intereses del famoso Club de La Habana. Los intentos de compra fueron numerosos, el ?ltimo se produjo pocas semanas antes de que comenzara la guerra entre Espa?a y los Estados Unidos.
?Por qu? los Estados Unidos no interven?an en Cuba como lo hab?an hecho en otros pa?ses?
La intervenci?n armada en Cuba no estaba exenta de dificultades. A pesar de que la opini?n p?blica, animada por los amarillistas peri?dicos de Hearst y Pulitzer, estaba a favor de una acci?n armada, el presidente norteamericano McKinley sab?a que los pa?ses europeos no ver?an con buenos ojos el ataque frontal a una potencia debilitada como era Espa?a. A pesar de todo, McKinley decidi? enviar un buque de guerra a La Habana, el Maine, para presionar al gobierno de Sagasta y conseguir as? la compra de la isla, terminando con una gran sangr?a econ?mica y humana para su pa?s. Al mismo tiempo, el general Woodford negociaba en Madrid con una reina cansada, que estaba apunto de ceder la soberan?a de las islas y terminar con la crisis pol?tica de los ?ltimos a?os.
?Qu? pod?a decidir a Espa?a a vender Cuba y Filipinas? ?C?mo pod?a conseguir el gobierno de McKinley que una intervenci?n de los Estados Unidos no pareciera una agresi?n directa?
Mandar un buque de guerra a un puerto hostil era la forma m?s f?cil de que un accidente o alg?n tipo de disturbios terminaran por provocar una crisis diplom?tica. El embajador norteamericano Lee lo sab?a y no dudo en pedir a la Secretar?a de Marina que enviara un buque para defender los intereses norteamericanos. Pero los d?as pasaron y los espa?oles se guardaron de crear cualquier conflicto diplom?tico. Tan s?lo dos d?as antes de que el Maine abandonara La Habana, en la noche del 15 de febrero, el buque estallaba misteriosamente.
Las decenas de teor?as que han intentado explicar uno de los misterios b?licos sin resolver m?s antiguos de la historia contempor?nea, s?lo han conseguido contribuir m?s a la confusi?n.

Imagen
La pol?tica exterior norteamericana desde 1898 ha repetido el modelo de ?naci?n agredida? en los momentos claves de su historia. El caso del ataque a Peart Harbourt por los japoneses en la segunda Guerra Mundial, que sac? a los Estados Unidos de su pol?tica de neutralidad o el m?s significativo del golfo de Tonk?n de 1964, por el que el Congreso de los Estados Unidos aprobaba la intervenci?n en Vietnam, nos muestran dos ejemplos del modelo de ?naci?n agredida? que se ve avocada a la guerra, pero no son los ?nicos. El caso de los barcos Lusitania y el Sussex, donde numerosos ciudadanos norteamericanos perdieron la vida, llev? al presidente Wilson a plantear un ultim?tum a Alemania. En 1917, el hundimiento de un mercante estadounidense con toda su tripulaci?n provoc? la declaraci?n de guerra. En los ?ltimos a?os Estados Unidos ha utilizado un nuevo sistema de guerra defensiva denominado ?guerra preventiva?, por la que Washington puede propiciar un conflicto para evitar una amenaza contra su pa?s o pa?ses amigos.
?Esto quiere decir que los Estados Unidos hundieron su propio buque de guerra asesinando a decenas de marineros, para provocar la guerra con Espa?a?
Los norteamericanos, con toda probabilidad, no hundieron el Maine, o por lo menos, si tuvieron algo que ver en su hundimiento, nunca pensaron que el n?mero de victimas iba a ser tan elevado. Un accidente o un sabotaje fueron las causas probables del desgraciado incidente. Philp Alger, el principal experto de artiller?a de la Marina, realiz? unas declaraciones en el Washington Evening Start en las que afirmaba que las explosiones de los pa?oles, por el contrario, producen efectos muy similares a los causados por la explosi?n a bordo del Maine...La causa m?s com?n (de dichas explosiones) es un incendio en las carboneras.
La utilizaci?n del Maine como una excusa para la intervenci?n armada en Cuba, Puerto Rico, Filipinas y otras islas del Pac?fico, inscrib?a a los Estados Unidos en una nueva forma de hacer pol?tica exterior. La utilizaci?n de la agresi?n como legitimaci?n de sus deseos intervensionistas.

Mario Escobar Golderos. Escritor, licenciado en Historia y Diplomado de Estudios Avanzados por la Universidad Complutense de Madrid
Comentarios
Publicado por Invitado
S?bado, 20 de diciembre de 2008 | 10:56
k majos gracias!! k ya tenemos casi exo el trabajo de la zorra